Posts de julio 2012.

De tapas por León

Es lunes, nos toca ir de ruta gastronómica, y nuestro destino será León. Hoy visitaremos uno de los rincones con más encanto de la ciudad, La Cervecería Restaurante Camarote Madrid, situado en la calle Cervantes, entre San Isidro y la Catedral, dos lugares de visita obligada para los amantes del románico y del gótico.

Se trata de una cervecería  y bar de tapas  con una pequeña zona de comedor. Como suele ocurrir en los bares de León, al pedir tu consumición, te dan una tapa: en invierno  suelen poner patatas fritas o sopas de ajo, y en verano Salmorejo.

La Cervecería Restaurante Camarote Madrid es un local con una decoración de estilo andaluz, la música que ambienta y su jamón ibérico o sus coquinas, te trasportan al sur; su lomo, su chorizo y sus mollejas de cordero te traen nuevamente al norte. Han sabido entrelazar a la perfección la extensa y sabrosa gastronomía española.

Como siempre vamos pidiendo Borines mientras pensamos cuál será nuestro menú de hoy o en este caso nuestra sabrosa tapa.

Boda Vaqueira

Como ya es tradición, el último domingo del mes de julio en el alto de Aristébano, entre  los concejos de Tineo y Valdés se celebra la boda vaqueira, una fiesta con muchas raíces astures.

En la braña de Aristébano rodeados de familiares, amigos y curiosos, se lleva a cabo una de las  romerías más características del verano asturiano. Declarada de Interés Turístico Nacional, la boda vaqueira conmemora uno de los rituales más ancestrales de los vaqueiros de alzada. Sólo una pareja  al año será la afortunada de celebrar su boda por este rito.

Uno de los acontecimientos más importantes de la cultura vaqueira  siempre ha sido el matrimonio. Los vaqueiros de alzada se emparentaban entre ellos, algo muy lógico, por tratarse de una comunidad de signo pastoril y trashumante, por eso han llegado a desarrollar una cultura y un folklore  muy particular.

Era tradición que el padre del novio acudiera  a casa de la novia para determinar  lo que cada cónyuge tenía que aportar al matrimonio. El día de la boda, la comitiva formada por los novios, padrinos e invitados, iba precedida del ajuar, llevado en un carro del país tirado por dos bueyes. En él se portaba la cama nupcial, un baúl con ropa blanca rodeado de sacos de trigo y los enseres que componían el ajuar.

Hoy en día  gran parte de los rituales de esta tradición se siguen recreando. La jornada sigue comenzando al mediodía, cuando se reúne la caravana oficial en el alto de la braña y parte junto al cortejo nupcial que va a caballo. Hoy como antaño, los novios continúan siendo los protagonistas  de la jornada. Frente a un altar situado en  la braña se dan el sí quiero y posteriormente celebrarán un banquete popular  en el que no puede faltar  el chosco de Tineo, el jamón cocido, los frixuelos, la sidra y las natas montadas de las propias brañas.

Os animamos a formar parte de este rito ancestral y  compartir un día de tradición asturiana con Agua de Borines y cómo no, disfrutar de la gastronomía de la Comarca Vaqueira. Sí queréis disfrutar de los sabores tradicionales de la zona, una opción para comer es el Restaurante Brasas, un pequeño pero acogedor local situado en el centro de Luarca  donde  fusionan su cocina tradicional con elaboraciones modernas y actuales. Por otra parte si preferís disfrutar de los productos de la mar, Oviñana localidad con tradición pesquera puede ser una buena parada en el camino para disfrutar de los mariscos y pescados de la tierra en el restaurante El Reguerín.

¡¡A disfrutar de un fin de semana con sabor asturiano!!

Baños de mar

Fue en el verano de 1910 cuando llegó por primera vez a la Estación del Norte de Gijón el primer “tren botijo”, todo un acontecimiento para una ciudad y una región poco acostumbrada a la visita de foráneos. Con la llegada de este tren, la industria local y en parte la regional, se vio acrecentada, comenzándose a intuir que el turismo era parte del futuro.

Hasta este momento era sólo la alta burguesía la única que podía cambiar de aíres, pero con la aparición de los “botijos” el panorama cambió, ahora la gente más humilde podía disfrutar de unos días de sol y playa.

El fenómeno de los baños de mar fue importado de Inglaterra y Francia, y transformó el litoral del norte de España. Poco a poco, el entusiasmo por los baños de mar fue aumentando y poniéndose de moda. En sus inicios, quizás, comenzó por una cuestión puramente médica que dio lugar a lo que tradicionalmente se conoce como Baños de Ola, una modalidad terapéutica que acercó a los primeros veraneantes hasta las playas.

Con el paso del tiempo, y la playa como excusa, los baños de mar se convirtieron en una costumbre social y se generalizaron.

Poco a poco, se fueron poniendo en auge por higiene, por placer o simplemente por la relación social que estos conllevaban. Lo que a finales del siglo XIX comenzó siendo  una cuestión de salud e higiene y no era visto como un placer, a principios del siglo XX y con la llegada de los turistas menos pudientes, esta perspectiva de la playa y de los baños cambia. Es ahora cuando los bañistas comienzan a dominar el medio y a desenvolverse entre las olas.

Próxima parada León.

Es lunes y últimamente estamos muy viajeros. Como todos conocéis, en Borines tenemos un ambicioso plan de expansión para este año 2012. En febrero, iniciábamos nuestra distribución en País Vasco. Hace unas semanas nos deteníamos por primera vez en Madrid y León, y ya podemos decir eso de… ¡nuevo objetivo conseguido! Desde el pasado día 28 de mayo Borines tiene nuevo distribuidor para León y provincia, Otegar, S. L.

Otegar, S. L., es una empresa familiar especializada en la venta y distribución de vinos de la Tierra de León, Prieto Picudo, Bierzo, Godello, etc., que inicia su actividad  en 1980. En su esmerada selección de productos, actualmente trabajan con primeras marcas y de contrastada calidad. A todas ellas ahora añaden el agua mineral natural de mayor calidad, Borines.

En Otegar, S. L. lo tienen muy claro, lo que prima es la calidad a la hora de hacer bien su trabajo con una experiencia de más de 30 años en el mercado. Distribuir las mejores marcas, donde también ahora Borines estará en los mejores restaurantes de León.

Y como lo que hoy nos toca es ir de ruta gastronómica, la parada no podía ser otra más que León. Nos detenemos en Casa Rafa, situado en el centro de la ciudad, muy próximo a la Plaza de la Inmaculada. Este restaurante familiar ofrece una cocina casera y no dispone de carta, ésta varía en función de los productos del día, aunque siempre tiene patatas a la importancia, un plato más que recomendable.

Para acompañar nuestros platos, Casa Rafa dispone de una amplia carta de vinos y desde ya, y por supuesto Borines.

Nos vamos de romería

El verano es sinónimo de fiestas y romería. Lo era hace 100 años tal y como nos muestra el cartel que desde hace unos días nos acompaña en todas nuestras redes sociales, y lo es ahora, en el verano de 2012. Por eso, nos gustaría que disfrutaseis de este verano como de ninguno. En Borines, queremos acompañaros de romería en romería durante toda esta época estival.

Para este fin de semana la agenda va muy apretada, estamos en julio y  son muchos los pueblos o ciudades que celebran sus fiestas patronales, por eso viajaremos del oriente hasta el suroccidente asturiano pasando por la zona centro de la región.

En la primera parada de nuestra ruta de romerías nos detendremos en Barcia, una pequeña parroquia del concejo de Valdés. Barcia se encuentra sólo a 3 km de Luarca, la capital del concejo, situada en la rasa costera del occidente asturiano. Sus 600 habitantes celebran durante este fin de semana las fiestas de El Carmen. Para aguantar durante toda la jornada y refrescarnos con Agua de Borines, podemos comer en El Mesón Tía María, en  el centro del  pueblo. Se trata de un restaurante de cocina casera asturiana, con un comedor acogedor. Entre sus especialidades caben destacar las patatas rellenas, el repollo relleno, el pote, la caza y mención aparte tienen sus postres caseros, no sabes nunca por cual decidirte.

Seguimos ruta y nos detenemos en el centro de Asturias, en Santiago de Ambiedes, localidad situada en el concejo de Gozón a 10 km de Luanco. Durante el fin de semana más próximo al día de Santiago, esta pequeña parroquia honra a su patrón con la celebración de sus fiestas patronales. La proximidad y la buena comunicación que hay entre Santiago de Ambiedes y su capital Luanco nos hace posible disfrutar de una  sabrosa comida acompañada de Agua de Borines  en Casa Néstor, un restaurante de siempre que practica una cocina casera donde la excelencia de los productos utilizados junto a una esmerada  elaboración consiguen sabrosas presentaciones como el Rey  a la reina.

Y camino hacia el oriente asturiano nos detenemos en el Concejo de Villaviciosa en la parroquia maliaya de San Justo donde los festejos arrancan ya por la mañana con el paseo del Ramu y continúan por la tarde con la carrera de cintas a caballo. Como broche a esta intensa jornada estival podemos acompañar con unas botellas de Agua de Borines y unos culines de sidra una sabrosa comida en el Restaurante Amandi-Sidrería Casa Cortina, donde fusionan tradición e innovación gastronómica.

¡¡A disfrutar del verano, nos vemos de romería!!

Los inicios del turismo

Aquí comenzamos nuestro viaje al verano de 1912. Poco a poco iremos desvelando la forma de pensar, de actuar en sociedad y el día a día de las personas que vivieron aquel verano. Pero para entender sus costumbres, nos tenemos que remontar unos años más atrás, para ver cómo surge ese turismo relacionado con la salud y la playa.

En el verano de 1830, ferrocarril y baños de mar eran dos conceptos modernos. El ferrocarril era la imagen del progreso, de la velocidad, e incluso de la exactitud. Era una nueva forma de viajar a lugares desconocidos. Los baños de mar eran sinónimo de salud, de higiene e incluso de relación social. Ambos conceptos se unen en la imagen del hombre moderno.

En 1830, tras la aparición del ferrocarril en Europa, todas las compañías explotadoras de Caminos de Hierro ofertan viajes directos a balnearios. Pero fue en 1893 cuando se inaugura la línea Madrid-Alicante, el primer tren turístico de bajo coste, más conocido como tren botijo. Dicho tren tardaba 14 horas en realizar el trayecto pero permitía estancias organizadas de doce días a precios populares.

Como consecuencia del éxito obtenido con la organización de los primeros viajes del tren botijo, estos continuaron organizándose en años sucesivos y al destino inicial de Alicante se unieron Murcia para sus fiestas de Primavera, Granada, Cádiz para los carnavales, San Sebastián, Santander, La Coruña, Gijón y Bilbao. Estos trenes fueron toda una moda que se prolongó hasta 1917 y alcanzaron los 30.000 viajeros por año.

Podemos decir que en las primeras décadas del siglo XX el ferrocarril abrió el camino al turismo de salud, a fin de cuentas lo que se trataba era de viajar en tren para disfrutar de unos más que saludables y terapéuticos baños.

Cuéntanos tus encuentros con Borines

Hace unas semanas os presentábamos el cartel que nos va acompañar durante todo este verano. Se trata de una reproducción de la portada del  programa de las fiestas de verano de Gijón de 1912, ilustrada por el pintor  Ventura Álvarez-Sala, donde aparece como anunciante nuestra marca. Coincidiendo con el Centenario de esas fiestas desde Borines queremos brindar un homenaje a todas las personas que han hecho posible  que Agua de Borines 100 años después, siga siendo una marca viva.

Nos gusta que nos hagáis partícipes de vuestros encuentros  con Borines en esas comidas con amigos o familiares. Por eso  entre los amigos que nos sigáis en Facebook, desde el 15 de julio hasta el 15 de septiembre de 2012, si compartís con nosotros y nos hacéis partícipes de alguna historia de este verano con Borines sortearemos cada 15 días una comida ó cena para dos personas en cualquiera de los establecimientos en los que hayáis compartido Borines.

Próxima parada… Madrid.

Es lunes, nos toca ir de ruta gastronómica, por eso viajamos a Madrid en busca de sabores asturianos.

La primera parada la hacemos en la calle Trujillo entre los números 4 y 9. En este rincón de la capital podremos disfrutar de la cocina que nos ofrece la Sidrería Casa Parrondo y del Restaurante Casa Parrondo, dos locales familiares al más puro estilo astur.

El primero en abrir sus puertas fue Casa Parrondo, el sabor asturiano en sus platos y la clientela fiel hicieron que  se decidieran  a ampliar su negocio con la Sidrería Casa Parrondo justo en frente.

El arroz con marisco del Cantábrico, el virrey con patatinas o las fabas con callos junto con el arroz con leche y los tradicionales frixuelos  de postre, son alguna de sus especialidades.

Pero aquí no finaliza nuestro viaje por Madrid. Hoy nos sentimos aventureros y por eso nos dejarnos caer por el Madrid de los Austrias, sin duda uno de los rincones más destacados de la capital. Si el calor aprieta y el cansancio se nota, podemos hacer parada en otro de los rincones más acogedores de la ciudad. Hablamos de El Café de las Descalzas Reales, un lugar con mucho encanto y con una magnífica terraza donde poder disfrutar de un ambiente acogedor.

Gracias a la atención personalizada que te ofrecen, este local se convierte en uno de los mejores lugares para degustar la cocina mediterránea.

Como siempre vamos pidiendo Borines  mientras pensamos cuál será nuestro menú de hoy.

Fiesta del asturcón

Estamos en verano y tenemos una fecha marcada en nuestro calendario, el 21 de julio a partir de las 10.30 tiene lugar El Foro del Poni de Raza Asturcón, que se celebrará en las instalaciones que la Asociación de Criadores de Poni de Raza Asturcón (ACPRA) dispone en el Monte Cayón en Piloña.

Borines como viene siendo habitual, estará presente en este evento suministrando refrescantes botellas de agua para aliviar la sed de todas las personas que se reúnan en el  IX Foro del Poni de Raza Asturcón.

Una confraternización para todos aquellos interesados  por el mundo del asturcón. Una raza autóctona que continúa estando en peligro de extinción, pero que contabilizando el número de madres reproductoras, podríamos decir que vive su época dorada.

Sirvan estas líneas para reconocer el mérito de los criadores y de la asociación que los agrupa, que vela por la pureza del árbol genealógico de esta raza autóctona, y que desde el año 1981 lucha cada día por la recuperación de una raza que ha estado al borde de la desaparición y que 31 años después continúa en peligro.

 

Sabores de antaño

Hoy viajamos hasta la pequeña localidad de San Román en Candamo, para visitar la casa de comidas EL Llar de Viri, un rincón que te transporta a los sabores más tradicionales sin perder cierto carácter innovador.

En ocasiones descubrir la esencia de los platos más tradicionales puede resultarnos complicado, por eso El Llar de Viri cuida con mimo toda su materia prima. Los productos de la huerta los cultivan ellos mismos y los gochos de los que sacan los chorizos, el picadillo y las morcillas para sus guisos son criados en casa. Este afán por controlar desde el origen la materia prima hace que el resultado final sea satisfactorio.

Por suerte, podemos disfrutar con Agua de Borines de las especialidades de El Llar de Viri, ya sean los potes de invierno o los guisos suaves en verano, todos ellos preparados a fuego lento al más puro estilo de antaño.

En El Llar de Viri encontrarás un ambiente rústico, cercano y familiar, el lugar ideal para reunirte con los tuyos y poder disfrutar de una buena sobremesa.
No sabemos vosotros, pero nosotros ya tenemos la boca hecha agua.

© Aguas de Borines, S.A. Todos los derechos reservados | Términos de uso | Política de privacidad