Raíces Borines: Guillermo Pelayo, el último barquillero.

A los 10 años ya vendía barquillos por la playa y hoy más de 40 años después, sigue al pie del cañón, incansable día tras día dedicado a una profesión que como él bien nos dice, “es de sentimientos”. Aprendió el oficio de su padre que a su vez tuvo al suyo de maestro, así hasta cuatro generaciones que endulzaron aquí y más allá de las fronteras, llegando a París incluso. Guillermo Pelayo, el último barquillero, es energía contagiosa, profesionalidad, una sonrisa sincera y humildad. Nuestro nuevo Raíces Borines nos ha llegado muy dentro y lo confesamos, nos ha emocionado. 

Guillermo Pelayo, el último barquillero from Aguas de Borines on Vimeo.

Compartir
FacebookTwitterPinterestGoogle+LinkedInCompartir